Buscar
Empresas & Marketing

Qué tener en cuenta antes de abrir tu tienda online

By

La ilusión y motivación que tienen todos los emprendedores antes de poner en marcha su negocio es imprescindible para aguantar el duro camino que les espera por delante. Sin embargo, la creencia de que todo va a ir sobre ruedas simplemente porque “mi producto es fantástico” o porque “yo...

Qué tener en cuenta antes de abrir tu tienda online

La ilusión y motivación que tienen todos los emprendedores antes de poner en marcha su negocio es imprescindible para aguantar el duro camino que les espera por delante. Sin embargo, la creencia de que todo va a ir sobre ruedas simplemente porque “mi producto es fantástico” o porque “yo trabajaré duro todos los días de la semana” puede llegar a ser contraproducente.

Todo emprendedor que quiera poner en marcha un negocio (en este caso, online), debe tener en cuenta una serie de cosas que, sin llegar a garantizar el éxito del proyecto, pueden orientarlo en buena dirección.

¡Vamos allá!

1. Análisis del entorno

Existen un montón de herramientas que pueden ayudarnos a analizar el entorno en el que estará nuestra tienda online. Basta con asomarse a cualquier facultad de ADE para escuchar por todas partes cosas como “Análisis PEST”, “5 fuerzas de Porter” o “DAFO”.

Lo último que queremos es ponernos aburridos y teóricos, así que simplemente te vamos a plantear una serie de preguntas que te ayudarán a reflexionar un poquito más sobre el proyecto que tienes entre manos.

A. ¿Cuál es tu producto?

Tu producto (o servicio) será la piedra angular del negocio. Todo girará en torno a él, así que debes establecer todas sus características en base a algo y no de forma aleatoria. ¿Qué calidad tendrá? ¿De qué color será? ¿Cómo se consumirá? ¿Qué precio tendrá? ¿Cómo lo vas a enviar / distribuir? Etc.

Y para contestar a estas preguntas adecuadamente, deberás tener totalmente en cuenta a la persona a la que se lo vas a vender, el cliente.

B. ¿Quiénes son exactamente tus clientes?

Tus productos no podrán ser para todo el mundo, sino que irán dirigidos a un segmento de clientes en específico, y debes conocerles muy muy bien. ¿Qué estilo de vida tienen? ¿Qué les gusta hacer en su tiempo libre? ¿Qué edad tienen? ¿Cómo les gustaría que fuera mi producto? ¿Qué precio están dispuestos a pagar? Etc.

Cuanto mejor les conozcas, mejores estrategias de marketing harás para ellos, pues serán personalizadas y eficientes.

C. ¿Cómo es el entorno en el que te mueves?

Desafortunadamente, no estarás sólo en el mercado (a no ser que hayas inventado un producto totalmente disruptivo e innovador, que también puede ser oye), sino que debes tener en cuenta al resto de jugadores. Por ello, debes tener muy en cuenta el entorno en el que vas a plantar tu tienda online.

¿Quiénes son tus competidores? ¿Son muchos o pocos? ¿Cómo es su producto? ¿Más caro o más barato? ¿De mayor o de menor calidad? ¿Qué acciones de marketing llevan a cabo? ¿Puedo competir contra ellos o no tengo nada que hacer?

Se podrían formular muchas más preguntas, pero la lista sería interminable. Lo que no debes olvidar es que eres tú el que se debe adaptar al mercado, y no el mercado a ti. Todo lo que hagas debe ser por alguna razón objetiva, no sólo porque personalmente te parezca lo más adecuado.

2. Diseño web

En el caso de los negocios online la web es el escaparate de la empresa, la responsable de causar una primera impresión positiva o negativa en los potenciales clientes. Tal es su importancia que su diseño y contenido no pueden ser tareas que lleves a cabo sobre la marcha, sino que debes tenerlo todo muy bien atado antes de que te pongas a montarlo todo.

Te resumimos las cosas más importantes que debes hacer:

A. Hacer fotos de tus productos

Debes tener una foto de alta calidad de todos y cada uno de los productos que vas a vender en las que puedan verse claramente cómo son y cuáles son sus características.

Además, procura que todas las fotos sean homogéneas y mantengan cierta armonía entre sí. ¿Qué imagen te daría una web en la que una foto es oscura y otra clara, una grande y otra pequeña? Ñeh…

También es muy importante que incluyas junto a cada foto una descripción del producto. Ten en cuenta que al ser una tienda online no va a haber dependientes que puedan resolver las dudas básicas que los clientes puedan tener sobre el producto, así que intenta disipárselas con un breve texto que puedan leer fácilmente.

B. Estructura

Cada web a la que entras tiene una organización distinta. Algunas tienen un menú desplegable arriba y otras abajo, algunas tienen muchísimas pestañas y otras sólo dos, etc.

En función de los productos que ofrezcas y de los contenidos que vayas a publicar en tu web deberás organizar la estructura del sitio y jerarquizar las distintas páginas internas de una manera u otra.

Te recomendamos que no diseñes una web demasiado compleja y que todos los contenidos puedan ser encontrados fácilmente. Fíjate en nuestra página de inicio o “home”. Sólo tenemos cuatro pestañas desplegables, el logotipo de la marca y un buscador de cursos online a la derecha.

C. Blog

Cuanto más profunda es una web, más usuarios atrae y más credibilidad transmite. Una web profunda es aquella que cuenta con mucha información. Es por eso que la gran mayoría de las tiendas online tienen un blog en el que van subiendo contenido de interés para sus clientes frecuentemente. A nivel formal, esto recibe el nombre de “marketing de contenidos”.

D. Aspecto

Una jerarquía de contenidos maravillosa no sirve de nada si el resultado final es más bien feucho. Al igual que te recomendábamos mantener cierta homogeneidad en las fotos, también es bueno que lo hagas en todas las páginas de tu sitio web.

Escoge una combinación de tipografías y colores coherentes y utilízalos con gusto cuando toque. Si nos ponemos a hablar de este tema estaríamos entrando en camisa de once varas, pero no olvides dedicarle un buen rato a construir tu imagen de marca o branding gráfico.

3. Y como no, el SEO

No será ni la primera ni la última vez que nos veas hablar sobre SEO, y es que todo aquel emprendedor virtual del siglo XXI debe tener un mínimo de conocimientos de SEO.

Optimiza todas los textos e imágenes de tu web para que a poco a poco vayas recibiendo más tráfico y veas tus resultados económicos crecer a largo plazo.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.Aceptar