Buscar
Creatividad & Emociones

Qué es el Design Thinking y por qué nos puede servir

Ya iba siendo hora de que en el blog de Hello! Creatividad dedicásemos un post a algo tan importante y que está tan de moda ahora como es el Design Thinking. Siempre hemos defendido que todos somos, en mayor o menor medida, personas creativas; pero claro, el ritmo de vida que llevamos y las...

Qué es el Design Thinking y por qué nos puede servir

Ya iba siendo hora de que en el blog de Hello! Creatividad dedicásemos un post a algo tan importante y que está tan de moda ahora como es el Design Thinking.

Siempre hemos defendido que todos somos, en mayor o menor medida, personas creativas; pero claro, el ritmo de vida que llevamos y las propias barreras que nos ponemos nosotros mismos acaban cortando las alas de nuestra creatividad sin que nos demos cuenta.

Sin embargo, gracias a herramientas como el Design Thinking podemos sacar a nuestro cerebro de esa zona de confort tan aburrida y empezar a generar ideas totalmente innovadoras en cualquier ámbito.

Dicho esto, vamos a entrar en faena.

que-es-el-pensamiento-creativo

1. ¿Qué es el Design Thinking?

Aunque inicialmente estaba vinculado al diseño, el Design Thinking (o pensamiento de diseño) es una metodología que ahora se aplica en prácticamente cualquier campo, sector o área de conocimiento para la resolución de problemas y para generar productos innovadores.

Aplicado en cualquier proceso, el Design Thinking permite obtener mejores rendimientos de cara a cumplir con el objetivo primordial: llegar al usuario final y calar en él con nuestro producto, servicio o proyecto. En este post te vamos a hablar de todas las etapas del Design Thinking y de otras curiosidades.

A. ¿De dónde nace el Design Thinking?

Se ha llegado al Design Thinking a partir de una suma de varios acontecimientos importantes para el mundo del diseño que se dieron a lo largo del último siglo. En la escuela Bauhaus (Alemania de los años 30) se empezó a hablar de la profesión de “diseñador de producto” y se empezaron a construir dinámicas en procesos de innovación, investigar cómo enfocar proyectos en función de la necesidad del usuario o saber cómo trabajar en equipo.

Posteriormente apareció el término de “diseño nórdico o escandinavo”, que hablaba sobre explorar la parte emocional y sentimental de las personas a la hora de diseñar un producto. Es decir, no solamente se buscaba la funcionalidad de un producto o servicio, sino también crear algo que despertara sensaciones y emociones.

Ya en el siglo XXI, el concepto de pensamiento de diseño ha ido evolucionando constantemente y hoy es algo que se puede aplicar en prácticamente cualquier ámbito profesional. Pero, ¿por qué es tan interesante el pensamiento de diseño? Por cómo piensa un diseñador, que implica buscar siempre el carácter innovador y creativo de las cosas, indagando de forma humanística y empática en las personas para así saber cómo conectar mejor con ellas a través de los productos que diseñemos. Implica, también, aprender y analizar cada proceso para llegar a un desempeño final más eficiente.

B. ¿Cómo se puede aplicar a otras disciplinas?

Los proyectos que muchos llevamos a cabo implican procesos mentales como los que tiene un diseñador constantemente en su día a día. En ocasiones, estos proyectos se llevan a cabo bajo ideas preconcebidas y demasiado rígidas, sin aplicar ningún proceso creativo destinado a la innovación, a descubrir nuevas necesidades y nuevas soluciones. Esas ideas darán pie a modelos de negocio ya instaurados, productos repetitivos o que no aportan ninguna solución nueva y, lo que es peor, darán lugar a proyectos en los que carezca de importancia lo que sientan o piensen las personas a las que se dirigen. Serán proyectos sin alma.

En cualquier disciplina hay que saber cómo resolver problemas complejos, ser creativos o saber trabajar en equipo. Por eso, a día de hoy es tan importante el Design Thinking y por eso son tantas las empresas de distintos sectores que han empezado a aplicarlo entre sus empleados. Sin ir más lejos, una de ellas es Apple.

aprender-a-ser-mas-creativo

C. Proceso Design Thinking

¿Cómo podemos realizar un proceso de Design Thinking de forma efectiva? Pues bien, vamos a contarte cómo se puede aplicar por etapas, aunque a veces pueden darse en paralelo. Otras veces tendrás la necesidad de volver hacia atrás para obtener el éxito en tu proyecto.

Empatizar

En esta primera etapa del Design Thinking buscamos una compresión del problema desde la empatía. ¿A qué nos referimos? Pues a que, si queremos conseguir un producto adaptado a quien nos dirigimos, es importante olvidar todo lo que presuponemos como creadores y que nos centremos en obtener información sobre las personas implicadas en ese proyecto. Esto es más fácil si hacemos entrevistas, encuestas y tenemos varias conversaciones, pues nos ayudarán a conseguir un diseño personalizado y que encaje con lo que nos piden.

Definir

Hasta ahora lo que hemos obtenido es información un tanto aislada y poco estructurada. Debemos definirla analizando las observaciones, sintetizándolas y organizando todo un poco. Una buena definición de las circunstancias será un punto de partida sólido para alcanzar un resultado totalmente personalizado e innovador.

Idear

Acabadas las etapas de recopilación de información y su definición, llega el momento de la generación de ideas, la etapa preferida para cualquier persona que ame la creatividad. Varios consejos: huye de las zonas de confort, no impongas límites (ni a ti ni a tu equipo de trabajo) y no descartes nunca ninguna idea, por absurda que pueda parecer. Ideas aparentemente sin sentido han generado grandes soluciones. De esta manera, el brainstorming puede ser una buena estrategia a aplicar en esta etapa.

Prototipar

Hasta esta etapa del Design Thinking todo son conceptos e ideas, no existe algo material (o digital) que nos ayude a visualizar nuestro proyecto. Sí que es verdad que en ocasiones, previamente al prototipo, puede aparecer un boceto, aunque éste va vinculado a la segunda etapa, la de idear.

En cualquier caso, en esta etapa debe existir ya algo palpable y un producto que sea mínimamente viable. De ahí el concepto “Producto Mínimo Viable“, la materialización de cualquier proyecto sobre el cual se irán haciendo mejoras sucesivas tras las correspondientes pruebas o testeos.

Testear

Hay que probar y probar. Esto no siempre (o prácticamente nunca) sigue un proceso lineal, sin vuelta atrás. Muchas veces, si queremos dar un paso adelante, habrá que dar alguno hacia atrás antes para corregir o mejorar algún aspecto, reestructurar planteamientos… No hay que tomarse un paso atrás como algo negativo, es parte de la propia metodología de trabajo.

trucos-para-ser-mas-creativo

Y a modo de resumen, esto sería el Design Thinking. Si te ha sabido a poco y quieres aprender más sobre este tipo de cosas para desarrollar tu creatividad, te recomendamos nuestro nuevo curso online de Pensamiento de Creativo de Mario Soriano, ¡un creativo sin límites y a todos los niveles!

Este curso ha sido elaborado para provocar un cambio radical en la vida de todas las personas que se apunten. ¿Y por qué decimos esto? Porque la creatividad no sólo se aplica en el mundo profesional, sino también en lo cotidiano, en nuestros asuntos personales.

La creatividad es un estilo de vida.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.Aceptar