Suscríbete a nuestra newsletter aquí y consigue un 10% de descuento en tu primera compra
Buscar
Creatividad & Diseño

8 tips de BPaul para nuestro cuaderno de viaje

Bea y Paul, o BPaul, nos dan 8 consejos para que nuestros cuadernos de viaje sean únicos, y para que les saquemos el máximo provecho.

8 tips de BPaul para nuestro cuaderno de viaje

¡Qué sensación la de viajar! Cuando lo hacemos, nos gustaría poder captar y mantener de alguna manera todo lo que vemos para poder seguir disfrutando de ello en el futuro. 

Con Bea y Paul, profesores de nuestro curso de cuaderno de viaje online, descubrimos que existía una forma única de viajar y crear esos recuerdos: recopilarlos a través de anécdotas y dibujos hechos sobre la marcha, creando cuadernos de viaje únicos y especiales. 

En su curso, nos enseñan a perder el miedo a dibujar y a expresar la realidad que tenemos delante de una manera única. Por eso les pedimos que grabaran una clase en directo, donde pudiéramos ver cómo trabajan ellos y en la que nos dieran algunos consejos para aplicar en nuestros propios cuadernos de viaje.

Te dejamos sus 8 tips: 

1. Aprende a mirar

A veces nos desesperamos buscando el “lugar perfecto” y más bonito, lo que nos lleva a dejar de valorar la belleza de las cosas sencillas. 

BPaul nos animan a buscar la belleza de esas cosas sencillas, a acercarnos a ver los detalles y buscar lo especial de cada rincón. Se trata de plasmar para el recuerdo lugares y momentos de nuestros viajes, y recordar que, de lo aparentemente sencillo, puede salir una estampa realmente preciosa.

2. Ten un kit que sea manejable

Lo primero de todo es que te hagas con un kit que sea fácil de llevar de un sitio a otro. Lo más importante en un viaje es la comodidad, por eso es mejor simplificar y que nuestro kit sea algo cómodo y no nos suponga una carga.

Solo necesitas un kit de dibujo y colores. Bea y Paul viajan con 14 colores y un par de pinceles de distinto grosor; sin embargo, para empezar nos cuentan que basta con el pincel de grosor 12, que te servirá un poco para todo.

En cuanto al cuaderno, lo mejor es que sea pequeño y con goma, para que cierre mejor y no se arruguen las hojas o se salgan. Y, a poder ser, sin anillas, así, si necesitas más papel podrás aprovechar ambas hojas e incluso cambiar la orientación del papel.

*Si vas a pintar con acuarela, el papel debe ser grueso para evitar que se arruguen las hojas con el agua.

3. Piensa qué es lo que quieres conseguir

¡No tengas prisa a la hora de ponerte a pintar! Es mejor que te pares a pensar qué es lo que quieres conseguir con tu dibujo, qué quieres transmitir… y buscar la perspectiva perfecta desde donde quieras hacerlo. 

A veces parece que para dibujar tenemos que estar muy cerca de las cosas, ¡pero esto puede ser un error! En los viajes es mejor dibujar de lejos y en un tamaño no muy grande, ya que las vistas generales nos dan una visión más amplia del espacio. 

Recuerda que en un viaje lo que se hace son dibujos rápidos, y los dibujos rápidos suelen quedar más bonitos de esa manera.

4. ¡No busques la perfección!

No te frustres si las líneas de una perspectiva no quedan perfectas, el dibujo es una forma de expresión. Cada cual tiene que aprender a expresarse y cada persona lo hará de un modo distinto. Tampoco hace falta tener todos los detalles antes de empezar con la acuarela; tienes que encontrar tu estilo.

Al no estar muy pensados y no dedicarles tanto tiempo, los dibujos de viaje suelen tener fallos, pero también tienen toda la expresividad y toda la frescura de un dibujo rápido. A veces queda peor si le dedicas mucho tiempo.

5. Suelta los miedos

¡No tengas miedo a que no quede perfecto! No son dibujos para un museo, son dibujos para que pasen a formar parte de tus recuerdos. Tienes que buscar expresividad y dibujar con libertad, sin miedo; recuerda que buscas un dibujo que te ayude a recordar ese momento y paisaje.

Uno no dibuja para enseñárselo a nadie: dibujas para ti mismo.

Se pueden contar muchas cosas a través de un dibujo; a lo mejor para alguien es importantísimo el color, para otro las líneas, se puede querer representar mejor la luz, el momento, la grandeza… No debemos tener miedo a probar colores; si quieres, hasta un árbol puede ser azul.

6. Crea profundidad

Apóyate en distintos elementos para dar profundidad. Si juegas con el nivel de detalle puedes conseguir esa profundidad, marcar las cosas que están más cerca hará que se diferencien de las que están más lejos…

Por ejemplo, si lo que buscas es dar fuerza a una iglesia que se encuentra en el centro del dibujo, pero más lejos, puedes pintar los elementos que estén por delante de ella con menos nivel de detalle.

7. Pasa de claro a oscuro

Trabaja con capas de color y siempre con capas de más claros a más oscuros, ya que el pincel va cogiendo densidad conforme vamos añadiendo colores. Cuando empieces con un tono, debes pintar todo lo que quieras tener de ese tono. 

No tengas miedo a dejar blancos; de hecho, el secreto de la acuarela es dejar muchos blancos para dar luz al dibujo. Para borrar un poco de color, basta con que le des un poquito con el paño que tengas.

8. Dibuja y desdibuja

Dibujando y desdibujando los detalles conseguirás lograr la perspectiva que quieras. BPaul nos muestran cómo hacen ellos el primer plano muy desdibujado y, conforme te acercas al centro de atención, está más dibujado.

Pero, sobre todo, ¡disfruta! El cuaderno de viaje es una manera de crear recuerdos únicos e irrepetibles, además de una forma de recordar mucho más intensa que cualquier otra pues, cuando pintas, te fijas y te acuerdas mucho más de los detalles. 

También puede ser la excusa perfecta para pasar tiempo en familia y que cada vez le toque dibujar a uno. ¡Hazlo a tu manera!

Te dejamos aquí el enlace a su paseo en IGTV para que puedas verlo con calma, porque merece mucho la pena.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0