¡Te regalamos el curso de Bullet Journal! ¡CONSÍGUELO!
Buscar
Historias H!C

Javier Goyeneche: “No hay agua en el mundo para seguir comprando camisetas de 3€”

En nuestros primeros años con Hello! Creatividad, se nos pasaban al día 200.000 mil ideas que queríamos llevar a cabo y que luego no poníamos en marcha por falta de tiempo, o determinación quizá. Una de ellas era hacer unas conferencias en torno al mundo de la creatividad, y uno de los...

Javier Goyeneche: “No hay agua en el mundo para seguir comprando camisetas de 3€”

En nuestros primeros años con Hello! Creatividad, se nos pasaban al día 200.000 mil ideas que queríamos llevar a cabo y que luego no poníamos en marcha por falta de tiempo, o determinación quizá. Una de ellas era hacer unas conferencias en torno al mundo de la creatividad, y uno de los ponentes que teníamos claro que queríamos tener era a Javier Goyeneche, de Ecoalf.

¿Y por qué Javier?

Porque nos parecía una persona con una creatividad increíble, que supo ver un problema: los residuos, y convertirlos en una oportunidad: la creación de tejidos y prendas reciclados a partir de los mismos. 

Donde otros veíamos basura, Javier supo ver tejidos de alta calidad.

Una genialidad.

Y unos cuantos años después, conseguimos nuestro propósito: tenerle con nosotras. No en una conferencia, sino en unos “Bocados” en nuestro querido hotel 7 Islas, y no tanto para hablar de creatividad como para hacerlo sobre sostenibilidad y cómo crear una empresa buena PARA el mundo. Porque nos gusta servir de altavoz para que otras empresas puedan hacer llegar su mensaje más lejos, si además esa empresa ha venido para abrirnos más los ojos y concienciarnos a todos sobre la importancia de cuidar de nuestro planeta, mejor que mejor.

Cuando escuchas datos como que:

  • se vierten 16 toneladas de basura al mar cada minuto, de cada hora, de cada día del año.
  • hay entre 7.000 y 10.000 mil millones de residuos en el mundo
  • que en 30 años habrá un 70% más de basura
  • o que en 2050 habrá más plástico en el mar que peces,

puedes echarte las manos a la cabeza y seguir a lo tuyo, o actuar.

Y Javier Goyeneche decidió hacer lo segundo hace ya más de 10 años. Algo harto del mundo de la moda donde había estado trabajando con su anterior marca, Fun & Basic, y muy frustrado por el uso excesivo de los recursos naturales del mundo y la cantidad de residuos producidos por los países industrializados, se obsesionó con crear una marca sostenible y demostrar que no es necesario seguir abusando de los recursos naturales del planeta de una forma indiscriminada

En sus comienzos, las calidades no eran las que él buscaba porque los tejidos derivados del reciclaje no eran de muy buena calidad, así que investigó durante 3 años hasta conseguir desarrollar unos tejidos de la misma calidad que una prenda no reciclada; esa era su misión.

ropa-sostenible-ecoalf

“Al principio, cuando iba a una cena y contaba que iba montar una marca con prendas derivadas del reciclaje de basura, me miraban raro, como ‘¿y este perro flauta?’…

Y yo les decía que iba a crear una marca con unos diseños y una calidad que, si no te digo que está hecha de materiales reciclados, nunca te lo hubieras imaginado. Esa es nuestra misión.

Aún hoy me dicen: ‘¿pero cómo voy a comprarme una chaqueta hecha de basura pudiendo comprarme una que no lo es?’. Como si el poliéster del que están hechas muchas de ellas saliera de las amapolas, ¡el poliéster viene del petróleo!

Yo reciclo una botella de plástico y casi me gusta más.

Hoy en día ya no es suficiente con crear una marca, ahora es importante CÓMO está hecha esa marca. Hay que dar un valor diferencial que cuente.

La ropa de “usar/tirar, usar/tirar” es insostenible y hay una responsabilidad por parte de las marcas y por parte del consumidor que hay que asumir. Esto es un problema de todos.

bocados-de-creatividad-ecoalf

Y es que hay un tema que preocupa y mucho y es el tema del agua

“No hay agua suficiente en el planeta para seguir haciendo camisetas de 3€”

Una camiseta de algodón puede llevarse 2.500 litros (de agua). La problemática puede verse perfectamente en el documental de Isabel Coixet Aral, el mar perdido, donde los desvíos de agua para regar plantaciones de algodón lo dejaron prácticamente seco causando un desastre medioambiental sin precedentes, que afectó no solo a la industria pesquera, sino que hizo que muchas especies de peces desaparecieran y, junto a ellos, otras tantas aves que dependían de ellos y mucha flora del lugar.

“Es tremendo, no hay agua, no hay agua y no hay agua para seguir comprando camisetas de 3 euros. NO HAY.”

Cada camiseta de 3 euros, de las que hoy en día se estima que el 70% acabará en un vertedero en menos de 3 años, se lleva demasiada agua. Y somos 150.000 personas más al día en el mundo; solo el año pasado 45 millones de habitantes, como toda España… 

El otro día se han quemado 7.500 hectáreas en Etiopía de bosque para plantar más algodón, pero esto es todos los meses. Al final en la moda estamos arrasando.

Pero no solo eso, las plantaciones de algodón se las están llevando a África e India, estamos quitándoles el agua a países que la necesitan para vivir.

El algodón es un tema gravísimo.”

Por eso, es también importante encontrar otras vías, otras maneras de hacer moda, de entender las empresas y, por supuesto, otra forma de consumir. Todos somos responsables del punto al que hemos llegado. Como Javier dice:

“Hoy en día si no eres parte de la solución, eres parte del problema.” 

Y es que, aunque pueda parecer que lo que hacemos es una gota de agua en el mar, estamos formando con nuestras pequeñas acciones parte del cambio. Si nos quedamos de brazos cruzados es cuando estamos actuando como si no nos importara, como si creyéramos que poco se puede hacer si los de arriba no deciden comenzar a mover ficha, y no una ficha tipo “prohibo las pajitas de plástico”, sino fichas importantes, de las que puedan frenar esta locura o al menos legislarla.

Ecoalf ha revolucionado la industria de la moda haciendo prendas increíbles con poliéster reciclado de botellas de plástico, chanclas de rueda de neumático, dando propiedades a los tejidos con posos de café y con nylon de máxima calidad obtenido de las redes de pesca. ¿No es eso la pera?

cambio-climatico-ecoalf

¿Y por qué redes de pesca?

Porque están confeccionadas con nylon 6 que es el mejor nylon del mercado y cada año miles de redes son abandonadas en el mar.

Los pescadores cambian sus redes cada 5-6 años y dejarlas en puerto les cuesta dinero, así que muchos optan por “olvidarlas” en el mar, por eso decidieron contar con ellas.

Comenzaron desarrollando el producto con redes de pesca en Corea porque allí fue donde encontraron la tecnología necesaria para hacerlo. Un día les llamó el gobierno del País Vasco y les preguntó que por qué se iban a reciclar las redes a Corea teniendo miles en España, y su respuesta fue sencilla:

“Nosotros no movemos la basura, nuestros productos se realizan de principio a fin en el lugar donde se ha recogido esa basura, y es en Corea donde he encontrado la tecnología para reciclar las redes de pesca y convertirlas en el nylon de máxima calidad que yo quiero para mis prendas.”

A partir de ahí comenzaron un proyecto para traer ese desarrollo también a España.

Sobre el proyecto Upcycling the Oceans

Es su proyecto más ambicioso para limpiar el fondo de los océanos de basura y darle una segunda vida, y es simplemente maravilloso.

“Un día un pescador me dijo: ‘tienes que venir un día conmigo y ver la cantidad de basura que se queda atrapada en las redes’. Fui con él y, efectivamente, al sacar la red me quedé impactado de la cantidad de basura que salía junto a la pesca. Y desde ese momento supe que quería hacer algo también en el mar.

Volví a Madrid, obsesionado con qué podíamos hacer, y lo llevé al consejo de inversores. Nosotros ya reciclábamos plástico de la tierra, pero del mar nadie se ocupaba, y les dije que me gustaría hacerlo. Ellos me dijeron que la compañía no tenía dinero para hacer eso e insistían n que ya había suficiente basura en tierra como para salir a buscarla al mar. Pero yo lo tenía claro, nadie se ocupa del mar, había que hacerlo.” 

Se puso a investigar, a leer, y descubrió que el 75% de la basura que acaba en el agua se encuentra en el fondo del mar, que nosotros solo vemos la punta del iceberg.

“En los comienzos de ECOALF, cuando buscaba inversores, conocí a un americano que, después de haberle soltado todo mi rollo, me dijo ‘mira, a mí la moda me da igual, a mí lo que me gusta es el océano’. Entonces me acordé de él, le llamé y le dije que quería sacar este proyecto adelante, que había un problema y que había que crear conciencia. No tengo ni idea de lo que va a pasar, de lo que voy a sacar… Enseguida me dijo ‘¿cuánto dinero necesitas?’.”

A partir de ahí, forman la Fundación Ecoalf, encargada oficial de la recogida de residuos, y comienzan a recoger basura del fondo del mar.

Y todo gracias a que un pescador, Nacho LLorca, presidente de la Asociación de Cofradías de Pescadores de Alicante, confió en ellos desde el principio y les ayudó a que otros pescadores se unieran al proyecto y aceptaran reciclar la basura que iba quedándose atrapada en sus redes.

Comenzaron poniendo 3 contenedores pequeñitos en 3 barcos y actualmente ya son más de 3000 pescadores, 37 los puertos de España que colaboran, y en 2018 recogieron más de 140 toneladas de basura.

Sus comienzos fueron en Levante pero pronto ECOEMBES se sumó al proyecto gestionando la colocación y recogida de contenedores en puertos de toda España.

 

 

Es importante recalcar que los pescadores lo hacen de manera totalmente altruista.

“Nosotros no les pagamos por que separen y echen la basura al contenedor, es importante que se sepa. Es su concienciación con el mar lo que les motiva. Al fin y al cabo, cuánto más limpio esté el mar, mejor para todos.”

Lo que ya decíamos: puedes mantenerte al margen, o actuar y, una vez más, estos pescadores decidieron sumarse y tomar parte en la limpieza de los océanos, y ellos han sido la clave para que este proyecto funcione. 

ecoalf-productos-sostenibles

Tanto es así que el gobierno de Tailandia se puso en contacto con Ecoalf para replicar el modelo y, a día de hoy, se están encargando de recoger basura del fondo del mar en Phuket, Ko tao, Ko Samui, Rayong y Bangkok, con ayuda de pescadores pero también de buceadores. 

“En la prueba piloto en Pucket trabajamos con 1000 buceadores y sacamos 7,5 toneladas de basura en un día.”

Pero de nada sirve que ellos saquen toda esa basura si se arrojan al mar 16 toneladas de basura al minuto. Y es por ello que su labor de concienciación, que la gente conozca qué es lo que está pasando realmente, es casi tan importante como el hecho de que su ropa está hecha de material reciclado.

“Y es importante concienciar desde la infancia, porque se habla mucho del tipo de planeta que vamos a dejar a nuestros hijos pero deberíamos también preocuparnos por los hijos que vamos a dejar a nuestro planeta.”

Y no solo conciencian a grandes y pequeños sino que, desde nuestro punto de vista, dan un toque de atención a la industria, les muestran que hay otras formas de hacer las cosas, hacen que el consumidor sea cada vez más exigente y concienciado y se plantee cosas. Ponen sobre la mesa un tema importante que lleva a las grandes marcas a ponerse las pilas y crear moda sostenible, aunque en muchos casos, sea en pequeñas colecciones muy minoritarias.

“El Ártico habrá desaparecido en poco más de 10 años, si llega.”

Seguimos hablando con Javier de la problemática del plástico en zonas de Tailandia o Santo Domingo donde nos cuenta con una anécdota muy clarificadora que es absolutamente terrible la cantidad de basura abandonada en sus playas, pero cuando nos deja sin palabras es cuando nos cuenta que un amigo suyo, que viaja cada invierno al Ártico para medir el deshielo, le confirma que en 10, 15 años a lo sumo, habrá desaparecido. Y que es irreversible, nada de lo que ya se haga puede cambiarlo. Solo queda prepararse para lo que ocurrirá cuando eso suceda.

Y es realmente desolador.

Pero Javier es un hombre al que no le gusta quedarse en la queja, la protesta o el lamento. Lo tuvo claro hace unos años, cuando no se oía hablar tanto del problema del plástico o la crisis climática, y es el ejemplo perfecto de que no sirve de nada quedarse parado, sino que hay que actuar.

Tomemos nota y actuemos en consecuencia. No es un cuento chino, no es una exageración: es una realidad.

BECAUSE THERE IS NO PLANET B.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.Aceptar