Buscar
Fotografía & Vídeo

¿Cuáles son los errores más comunes al editar una foto?

Muchos fotógrafos, en especial los menos experimentados, cometen errores muy comunes. Llevados por las ganas de querer algo vistoso y donde se note rápidamente su mano en edición, acaban retocando demasiado algunos parámetros, lo que puede llegar a provocar una sensación de irrealidad al ver...

¿Cuáles son los errores más comunes al editar una foto?

Muchos fotógrafos, en especial los menos experimentados, cometen errores muy comunes. Llevados por las ganas de querer algo vistoso y donde se note rápidamente su mano en edición, acaban retocando demasiado algunos parámetros, lo que puede llegar a provocar una sensación de irrealidad al ver la foto.

Lo que buscamos en edición es resaltar aquello que nos interesa mostrar y debilitar aquello que, por cualquier razón, no ha salido bien. Es decir, maximizar las virtudes de la imagen y minimizar sus defectos.

Incluso en publicidad y otros ámbitos, que admiten una edición más atrevida, la tendencia es esa. No digamos ya en fotografía documental o fotoperiodismo, donde lo importante es mostrar la realidad, tal y como es.

1. Errores más comunes al editar una foto

A. Exceso de retoque estando en formato JPEG

Parece obvio, ¿verdad? Pues es uno de los errores más comunes al editar una foto.

El formato JPEG está comprimido, por lo que pierde calidad. Sabemos que somos muy pesadas, pero no nos cansaremos de repetir que lo ideal, en la mayoría de los casos, es elegir un formato RAW al sacar las fotos para tener un archivo bruto con más cantidad de datos. Esto permitirá corregir errores sin perder, prácticamente, calidad alguna (o, por lo menos, sin que sea perceptible para el ojo humano). Es un formato que ocupa más tamaño pero que, sin duda, es algo que debes hacer para conseguir una buena edición.

En caso de que tus fotografías estén en JPEG, no podrás retocar demasiado las luces o las sombras, por ejemplo. Si todavía no tienes muy claro este tema, te recordamos el post que preparamos sobre fotos en formato RAW.

B. Modificar excesivamente la claridad

Aunque una mayor claridad pueda parecer que aporta un carácter más marcado a la imagen y una mayor personalidad, abusar de la claridad es otro de los errores más comunes al editar una foto. Subir la claridad ayuda a realzar los tonos medios, pero lo ideal es aplicar claridad con el pincel sólo en aquellos tonos medios que nos interese realzar.

Por ejemplo, al retratar a una persona, lo ideal es resaltar la claridad sólo de su rostro, dejando el fondo sin retocar:

como-editar-una-foto-lightroom

C. Exceso de viñeteado

Otro error común al editar una fotografía es abusar del viñeteado. Su uso, en su justa medida, es interesante, pero en exceso dará un resultado poco natural y, sobre todo, poco profesional.

Como norma general, hay que tener mucho cuidado con el uso de efectos y de filtros, ya que pueden llamar mucho más la atención que la propia fotografía. Un claro ejemplo de este error es que el viñeteado destaque más que el propio paisaje o que el objeto que estamos queriendo destacar; tenemos que utilizar este efecto para que el ojo humano se centre en el centro de la imagen, y no al revés.

efectos-edicion-de-fotografia

D. Exceso de saturación que resulta en colores irreales

Otro punto importante, pues el exceso de saturación puede hacer que nos carguemos totalmente una fotografía. Al igual que el viñeteado, si queremos evitar esa sensación de irrealidad y artificialidad en los colores debemos aplicar saturación en su justa medida, y avivar o dar intensidad a los colores solo si es necesario.

No son pocos los blogs que utilizan fotografías con una gran saturación pensando que cuanto más color, más bonitas y atractivas serán las imágenes, pero no es así, ya que el exceso de saturación puede llegar a ser hasta molesto a la vista.

exceso-de-saturacion

E. Contrastes artificiales

El contraste en fotografía es muy atractivo, siempre que lo utilicemos de forma natural y con una consigna: menos es más. Es decir, si en nuestra captura hay menos colores, el contraste será más intenso y efectivo.

Pasa lo mismo que con la saturación de colores: si nos excedemos en el contraste perderos información en muchas zonas de la fotografía, sobre todo si no trabajamos con el formato adecuado, por lo que podemos llegar a destrozar una fotografía muy rica en tonos medios.

Tip

La mayoría de programas de edición fotográfica cuentan con un histograma que te permite controlar lo que haces; ¡no lo pierdas de vista! Y aplica los contrastes con mucho cuidado.

F. Editar malas fotografías en blanco y negro

Sí, es un error de principiante, pero suele ser muy habitual entre fotógrafos no profesionales. Si es tu caso y recurres a la edición en blanco y negro para intentar arreglar fotografías muy defectuosas, olvídalo, ¡no te conformes con apaños! Lo mejor es que comiences a aprender algunos conceptos a la hora de fotografiar.

Si tu idea es aprender sobre un campo fotográfico en especial, echa un vistazo a los cursos que tenemos en categorías como:

G. Guardar tu trabajo antes de realizar procesos destructivos

En la mayoría de programas de edición de imagen existen procesos que, una vez realizados, hacen muy difícil la edición. Un ejemplo de ello es combinar capas o aplicar ajustes y guardar el proyecto una vez realizado este proceso. Evitar este error es muy sencillo, basta con que le des a “guardar como” y elijas un nombre adecuado para poder recuperar el proyecto desde este punto. Parece obvio, pero este error en la mala gestión de nuestro proceso creativo es muy común.

No veáis lo “tajante” que es con este tema Leticia Hueda, nuestra profesora del curso de edición fotográfica con Photoshop.

H. ¿Puedes reencuadrar tu fotografía? ¡Hazlo!

El encuadre es una parte fundamental de la fotografía que para algunos es muy sencillo de apreciar, pero para otros no tanto. Para ello, lo ideal es que aprendáis qué son los puntos de fuga, la ley de los tercios, la proporción áurea y otros aspectos relacionados con la composición fotográfica.

Cuando hacemos una fotografía debemos buscar el encuadre perfecto, pero también es importante saber que podemos reencuadrarla en posproducción. Tenlo en cuenta cuando la resolución y el formato lo permitan, pues seguro que mejorando el encuadre obtienes mejores resultados.

I. Piensa antes de editar

Terminamos con el punto clave a todo esto: tómate tu tiempo antes de empezar cada proyecto. Párate a pensar qué necesitas y qué te puede ofrecer la fotografía.

En este post hemos tratado los errores más comunes a la hora de editar una fotografía, pero puesto que se trata de un proceso creativo todo puede estar justificado dependiendo de su fin. Lo importante es que realices los trabajos de posproducción de imagen conscientemente, sabiendo lo que haces; que conozcas tus limitaciones, tus puntos fuertes, y sobre todo, el objetivo de tus fotografías.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.Aceptar