Buscar
Empresas & Marketing

Lo que nadie te cuenta sobre ser emprendedor

By

Mar Ramos es profesora del curso Emprendedores Creativos en Hello! Creatividad, y la última edición del año comenzará este lunes 5 de noviembre. Hoy nos cuenta algunas cuestiones que no suelen salir a la luz cuando alguien se plantea ser emprendedor, pero que ella considera...

Lo que nadie te cuenta sobre ser emprendedor

Mar Ramos es profesora del curso Emprendedores Creativos en Hello! Creatividad, y la última edición del año comenzará este lunes 5 de noviembre. Hoy nos cuenta algunas cuestiones que no suelen salir a la luz cuando alguien se plantea ser emprendedor, pero que ella considera importantes.

 

Así, desde fuera, todo son ventajas en esto de ser emprendedor/a y trabajar para ti mismo: flexibilidad de horarios, no tienes que dar explicaciones a un jefe, puedes organizarte como quieras, trabajar desde casa, cambiar de rumbo cuando consideres y tomar tus propias decisiones. No suena mal, ¿no?

Quizá por esta visión parcial del mundo del emprendimiento a veces estoy delante de personas que manifiestan dudas sobre lanzarse al mundo emprendedor y presencio cómo otras les animan sin reparos: “Lucha por ello”; “Lánzate”; “Cumple tus sueños”. En estas situaciones, yo suelo ser como la “mala” del cuento. Y cuento la parte no tan buena de emprender. Porque creo en atreverse y en poner en marcha las ideas, pero también creo que uno tiene que saber a lo que se enfrenta, y eso no siempre se cuenta.

Quizá siendo emprendedora reincidente (actualmente cofundadora de Hello! Creatividad) y profesora de un curso para emprendedores, esto de contar la parte negativa no suene muy coherente, pero siempre he creído que dar la palmadita en la espalda es muy fácil, lo complicado es contar la versión sin edulcorantes, y cuando uno se lanza, es importante que lo haga con todas las consecuencias.

Por eso, hoy me gustaría contaros algunas de las cosas de las que no se suele hablar sobre ser emprendedor, pero que también existen.

1. Riesgo

Lo que sí te dicen es que te lances a cumplir tus sueños. Lo que nadie te cuenta es que, a veces, aunque te dejes la piel en ello, los sueños no se cumplen.

Comenzar una empresa es asumir un riesgo y, por eso, hay que aceptar las reglas del juego desde el principio. Puede que lo consigas y puedas vivir con un horario flexible, trabajando en lo que te gusta y sin rendir cuentas a nadie. Pero puede que no, y creo que es importante tenerlo presente.

Siempre digo que fracasar a nivel empresarial no significa ser un fracasado. Hay muchos factores que pueden llevar a que un negocio funcione y no todos dependen de tu trabajo. Es más, diría que la mayoría no dependen de él. Es como si trabajar al 200% y estar bien formado y conocer bien el sector en el que empiezas fuese un “básico”, y luego se tienen que dar otra serie de ingredientes y muchos de ellos no dependiesen directamente de ti.

2. ¿Solo/a o acompañado/a?

Lo que nadie te cuenta sobre ser emprendedor, es que emprendes un camino en el que, en muchas ocasiones, te encontrarás muy solo. Para afrontar todo el trabajo que tienes por delante, para tomar decisiones, para poder tomar un solo día de vacaciones.

Pero tampoco te dirán que, si inicias el camino en compañía de socios, tendrás que ser muy cuidadoso al elegir a tus compañeros de aventuras y tratar de dejar los términos de vuestra relación empresarial muy claros (y, a ser posible, por escrito) desde el principio, porque de otra forma la empresa que tenías en mente puede acabar no siendo lo que querías inicialmente.

En Hello! Creatividad tenemos la suerte de ser tres socias, y así cuando alguna tiene cualquier cosa ajena al trabajo podemos cubrirnos, pero conozco a muchos emprendedores que no tienen plan B, y que tienen que estar disponibles y al pie del cañón un 31 de diciembre, un 15 de agosto o casi a las 3.00 am de la madrugada para poder atender todo.

3. Formación necesaria

En ocasiones me preguntan qué curso hacer para ser emprendedor, o para avanzar con la empresa que creaste en su día, en la que sientes que necesitas crecer pero no sabes muy bien hacia dónde.

Mi respuesta suele ser ésta: todos los que puedas. Ser emprendedor no es sólo formarte en cómo gestionar una empresa (que también). Es saber marketing digital. Es profundizar en posicionamiento SEO. Es aprender Fotografía, para poder coordinar las fotos de tu producto, incluso aunque no las hagas tú. Es adentrarte en el “oscuro” mundo del código, el html y el css para hablar el mismo lenguaje de tu programador web. Es aprender a coser si tienes una empresa de moda o saber cocinar si quieres montar un restaurante.

Si hoy en día en cualquier trabajo tener un perfil polivalente es importante, en nuestro caso se vuelve una auténtica necesidad.

4. Emprender no es para todos

Antes de lanzarte, dejar tu trabajo, arriesgar tu dinero y montar una empresa, debes preguntarte si es para ti.

Emprender no es para todos. Y no pasa nada.

Hay personas que necesitan una rutina para vivir. Que quieren tener un horario. Que quieren poder desconectar. Que necesitan tener una seguridad económica para dormir tranquilos. Si eres una de esas personas, quizás no te convenga crear una empresa para trabajar por tu cuenta.

Porque desconectar es difícil, cuando no imposible, si eres emprendedor. Porque tener un salario fijo no es algo que puedas plantearte, como regla general, cuando empiezas. Y porque aunque puedes intentar marcarte un horario (nosotras en Hello! Creatividad lo hacemos), siempre tienes que tener la flexibilidad y disponibilidad de atender a tus clientes o proveedores cuando ellos lo necesitan, y puede que no sea necesariamente en el horario que te has marcado.

5. Saber empezar & Saber parar

Por último, al principio hacía esta reflexión… los sueños a veces se cumplen, y a veces no.

Y tan valiente es el que decide lanzarse como el que se para a mitad de camino, analiza cómo van las cosas, y decide parar.

Mi primera empresa no funcionó. Podría decir que trabajé casi las 24 horas durante 7 días a la semana y que me dejé literalmente la piel en que funcionase. Ganamos varios premios. Salimos en todos los medios de comunicación. Y aún así, por un cúmulo de factores, no funcionaba como debía. Y un día me di cuenta de que había demasiados aspectos ajenos a mi trabajo que no podía ni podría controlar por mucho sacrificio, esfuerzo e ilusión que pusiera en ello. Así que decidimos parar y cerrar la empresa. Y no pasa nada.

6 años después de cerrar mi primera empresa creamos Hello! Creatividad. Y aquí estamos, 5 años y medio y más de 18.000 cursos online vendidos después de nuestro primer curso, tan ilusionadas con nuestra empresa como el primer día.

***

Después de contar todo lo que generalmente no se cuenta sobre ser emprendedor quizá te preguntes… ¿significa esto que quiero desanimarte a montar una empresa o a que dejes el mundo emprendedor si ya estás en él? ¡Para nada!

Dicen que hay emprendedores accidentales y emprendedores vocacionales. Yo soy del segundo grupo. Me fascina ser emprendedora y ayudar a otros emprendedores a crear y a desarrollar sus negocios.

Pero también he visto caer a mi primera empresa y, por eso, creo que es importante que todos aquellos que empiecen o se estén planteando empezar en este mundo emprendedor conozcan, como decía antes, cuáles son las reglas del juego. Ni mejores, ni peores. Las reglas son las que son.

Es posible que si sois emprendedores/as compartáis alguna de mis reflexiones. Quizá otras no. Me encantaría conocer vuestros puntos de vista, así que podéis dejar vuestra opinión en los comentarios 😀

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2

2 respuestas a “Lo que nadie te cuenta sobre ser emprendedor

  1. Que razon tienes.
    Yo nunca pense que seria tan dificil emprender.
    Desde la administracion no lo ponen facil. Por ejemplo una cuota de autonomo de 300 euros para una persona como yo, que es madre y quiero currar solo media jornada literalmente me mata.
    Asi que al final te ves currando en todos los huequitos que puedes en vez.
    Me he planteado muchas veces cerrar la empresa, me encanta lo que hago y tengo la suerte de que a mis clientas tambien, pero se me va casi todo el dinero en impuestos y es algo que me desespera

    1. Es verdad que hay muchos obstáculos en el camino. Y, sin duda, que la cuota de autónomos no dependa de tu facturación no tiene mucho sentido… La cuota de autónomos societarios (si tienes una S.L., como nosotras), es incluso superior…

      Lo bueno es que hagas algo que guste y que lo disfrutes… el resto tienes que tomártelo como una consecuencia necesaria, no queda otra…

      ¡Un abrazo y mucho ánimo!

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.Aceptar