Suscríbete a nuestra newsletter aquí y consigue un 10% de descuento en tu primera compra
Buscar
Historias H!C

El punto de inflexión de Suma Cruz, Mint&Rose y Borow

Retomamos, por fin, nuestros Bocados de Creatividad, y lo hacemos a lo grande: celebrando el día de la Mujer Emprendedora con Susana Cruz, Eva Chen y Monti Gutiérrez.

El punto de inflexión de Suma Cruz, Mint&Rose y Borow

Este 2021 queríamos celebrar de manera muy especial el Día de la Mujer Emprendedora y qué mejor manera que recuperando nuestro evento presencial, Bocados de creatividad, con tres invitadas de lujo. Tres grandes empresarias a las que admiramos y de las que aprender: Susana Cruz, fundadora de Suma Cruz; Monti Gutierrez, de Mint & Rose, y Evan Chen, fundadora de los restaurantes Manolita Chen y La Pagoda y cofundadora de la firma de moda de alquiler Borow.

La pandemia nos obligó a pausar estos encuentros y, desde ese memorable encuentro en el Hotel 7 islas con Chacho Puebla en noviembre de 2019, la vuelta de los Bocados de creatividad ha sido una de vuestras peticiones más recurrentes. Por eso, la de la noche de este 18 de noviembre fue una doble celebración que, además, ha cumplido con las expectativas. Al menos las nuestras: aprender, disfrutar con una buena copa de vino Alonso del Yerro y ponernos al día después de tanto tiempo sin vernos.

bocados de creatividad

En esta ocasión, quisimos aprovechar que teníamos a Susana, Eva y Monti para “nosotras” para que nos hablasen no de sus comienzos, sino de aquel paso y decisión que supuso un punto de inflexión para el éxito y consolidación de sus negocios y marcas. Para cada una de ellas fue diferente y, por eso, más enriquecedor para todas las que llevamos un tiempo o quienes estén arrancando en el mundo empresarial y del emprendimiento.

Compartimos parte de lo que vivimos y de lo que compartieron con todos los asistentes:

Susana Cruz, fundadora de Suma Cruz.

Para Susana el punto de inflexión de Suma Cruz fue el momento en el que pasa de hacer diademas de novia a diseñar joyas. Ahí fue cuando se dio cuenta de que realmente era eso que siempre había querido hacer.

el punto de inflexion de susana cruz

Descubrió que a través de las joyas podía materializar todo lo que ella era y sentía, creando, además, tesoros que siempre le apetecen llevar.

Otro punto de inflexión para el negocio de Suma Cruz fue cuando abrieron la tienda online. Nos confesó que era algo que al principio le daba miedo, porque ella no ha sido nunca de comprar online, y que además te obliga a llevar unos plazos de entrega que con las joyas artesanales son inasumibles; pero superados los miedos, considera la experiencia de la tienda online otro de sus puntos de inflexión.

Sueño a lo grande: mi sueño es ser Coco Chanel. Crear mi marca y flipar.

Monti Gutierrez, fundadora de Mint & Rose

Monti nos contó que su punto de inflexión a nivel personal fue cuando se dio cuenta de que podía vivir de Mint & Rose y dedicarse únicamente a ello. Y esto ocurrió el día que vio por primera vez sus famosas alpargatas en Anthropologie. Llegó a estar en 70 puntos de venta en EE.UU.

Era una locura, pero era MI locura

Punto de inflexión de Monti Gutiérrez

A nivel empresarial, el punto de inflexión tuvo lugar en un momento en que decidieron cambiar su modelo de negocio y pasar de estar centrado en vender a puntos de venta de terceros a crear sus propios puntos de venta. Así fue como decidieron poner un punto de venta físico donde el cliente pudiera familiarizarse con el producto, y donde ellos pudieran aprender directamente de su cliente; además, la venta física contribuyó a mejorar la venta online, por lo que fue un gran empujón a la marca.

Eva Chen, de Borow

Delegar, delegar y delegar.

Aunque su negoció empezó hace 7 años, Eva vivió su punto de inflexión hace un año y medio aproximadamente, en el momento en que se quedó embarazada y, como ella dice, se alinearon los astros: su hermana, que llevaba ocho años viviendo fuera, volvió a Madrid y le propuso formar parte del proyecto que es ahora Borow, y Eva sin pensárselo le respondió que sí.

Fue entonces cuando, acostumbrada a dar el cien por cien en los negocios que tenía hasta ese momento, los restaurantes, se dio cuenta de que no estaba gestionando bien del todo todas las cosas. Se había centrado en sacar el día a día sin haber establecido unas bases sólidas, así que decidió parar a establecerlas para poder dedicarse a los siguientes proyectos y a la nueva vida que se le presentaba con la maternidad.

Solo nos queda agradecer a Susana, Monti y Eva el rato que estuvieron compartiendo sus experiencias; y a todas las que estuvisteis allí, por acompañarnos en un momento tan emocionante para nosotras: la vuelta de los Bocados de Hello! Creatividad después de dos años. Un evento que nos ha hecho sentir un poco más lejos la pandemia y un poco más cerca a cada una de vosotras.

Punto de inflexión- Eva Chen

Y para terminar el post, compartimos con vosotros una reflexión con la que empezó ayer Bea Gaspar, dirigida a todas las mujeres emprendedoras:

“Me preguntaba: ¿En qué momento dejas de ser emprendedora para convertirte en empresaria?

Y me di cuenta de que todas las que un día nos lanzamos al vacío siguiendo nuestro instinto y nuestra pasión, realmente nunca dejaremos de ser emprendedoras. Porque no dejamos de ser personas que, partiendo de una idea, sacamos adelante nuestro propio proyecto, en el que creíamos apasionadamente, y buscamos la manera de materializarlo asumiendo sus riesgos y sus consecuencias. Esa es la base de emprender y va un poco en el ADN de todas nosotras.

Porque todas conocemos la parte bonita de emprender, pero creo que no me equivoco si digo que conocemos todavía mejor la cara B: la del esfuerzo, las renuncias, sacar horas de debajo de debajo de las piedras, el cansancio o las preocupaciones.

Y a pesar de todo, aquí seguimos, porque la pasión y la ilusión siempre ganan y es lo que mantiene el motor de nuestras empresas en marcha.”

¡Gracias!

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0