Buscar
Empresas & Marketing

Copywriting. ¿Y eso qué es?

By

Formalmente, el copywriting se puede definir como la habilidad de una marca para redactar textos atractivos que impulsen a sus clientes potenciales a pasar a la acción. Esta acción podría ser la de comprar un determinado producto, suscribirse a la newsletter, comenzar a seguir a la marca...

Copywriting. ¿Y eso qué es?

1. ¿Qué es el copywriting?

Formalmente, el copywriting se puede definir como la habilidad de una marca para redactar textos atractivos que impulsen a sus clientes potenciales a pasar a la acción.

Esta acción podría ser la de comprar un determinado producto, suscribirse a la newsletter, comenzar a seguir a la marca en redes sociales, etc.

Y es que, aunque te pueda parecer algo secundario, las palabras tienen un gran impacto sobre nuestra percepción de una marca y, consecuentemente, sobre nuestra intención de interaccionar con ella.

El copywriting es, por lo tanto, un área que se encuentra a medio camino entre la escritura, el marketing y la psicología.

2. ¿Y dónde debemos aplicar el copywriting?

Pues en todas aquellas cosas de la marca que aparezcan escritas: la página de compras, los posts del blog, las campañas de email marketing, la publicidad y los anuncios, las redes sociales, etc.

3. ¿Qué estilo debe seguir el copywriting de mi marca?

Pues como todos los elementos del marketing, es una decisión que debes tomar teniendo en mente al segmento de mercado al que te diriges.

Para que tus textos verdaderamente tengan personalidad no pueden ser neutros y planos, sino que deben ser capaces de formar un vínculo emocional con el lector. Y ese vínculo se crea conociéndole bien, sabiendo cuál es su estilo de vida, qué le interesa, qué le hace más o menos gracia.

Para que lo entiendas mejor, fíjate en el ejemplo de abajo, ¿no observas diferencias entre el copywriting que utiliza Mr. Wonderful y el que utiliza Seguros Santalucía?

Tip

Los textos, al igual que las imágenes, deben reflejar la personalidad de la marca.

4. Trucos y buenas prácticas

Por aquí te dejamos algunos tips que puedes aplicar en tu copywriting, independientemente del estilo por el que te decantes.

A. No hables tanto de ti

El amor que tenemos hacia nuestro propio negocio hace que algunas veces pequemos de hablar demasiado de nosotros mismos (en primera persona), de lo que pensamos, de nuestra experiencia, etc.

Eso está muy bien, pero hay que encontrar un equilibrio y conseguir hacer al lector partícipe de la marca. Por tanto, no olvides incluir frases en segunda persona para dirigirte directamente a él (“tú” o “vosotros”). Así, la lectura tendrá un tono más conversacional.

B. Haz preguntas

Siguiendo el hilo del apartado anterior, también te recomendamos que lances preguntas retóricas al aire, pues fortalecerán ese diálogo ficticio que comentábamos.

C. Sé diferente

Si adoptas un estilo de escritura similar al de tus competidores directos, estarás dejando tu marca a su mismo nivel. Será una marca estándar, como cualquier otra.

El copywriting te permitirá huir de ello, pues uno de sus principales objetivos es destacar el valor de tu marca por encima de el de las demás; utilizar el poder de la palabra para persuadir a tus clientes objetivo de que la opción que tú les ofreces es la mejor.

D. Sé claro

Nunca debes olvidar que el copywriting es una redacción comercial y no novelística.

El objetivo último de todo negocio es generar ingresos mediante la venta de productos (ya sean bienes o servicios). Por ello, independientemente de los recursos comunicativos que utilices para llamar la atención de tus clientes y entretenerles, debes dejarles claro cuáles son las necesidades o problemas que puedes satisfacer o resolver.

De lo contrario, no sabrán muy bien a qué te dedicas y optarán por irse a otro sitio.

E. Sé directo

Parece mentira, pero éste es probablemente uno de los consejos más difíciles de aplicar, pues muchos de nosotros estamos muy acostumbrados a escribir frases demasiado largas y a irnos por las ramas. Nos sale natural…

Sin embargo, esas interminables frases que se convierten en párrafos suelen confundir y aburrir a los lectores. Si haces el esfuerzo de escribir frases más cortas y sencillas, le estarás ahorrando esfuerzo al cliente.

F. Utiliza negritas

¿Te acuerdas de los libros de texto del colegio o del instituto? Todos ellos tenían algunas frases y palabras que estaban en negrita, ¿a que sí?

No son un adorno. Nos cuesta mucho menos leer los textos en los que las ideas principales destacan sobre las demás. Pasan a ser mucho más accesibles.

G. ¡Esa ortografía!

Ya que hemos hecho referencia al cole, vamos a recordarte lo importante que es una buena ortografía (no sólo no cometer faltas, sino también hacer una buena colocación de los signos de puntuación).

Una marca puede ser informal, pero en ningún caso debería justificar una redacción con errores. Eso no haría más que hacer caer en picado la reputación y la credibilidad de cualquier negocio.

H. El título

Las pestañas de tu sitio web, los posts de tu blog, las newsletter que mandas por mail… todos ellos tienen un título.

El título es la carta de presentación del resto del contenido y es el encargado de llamar la atención del lector. Debemos de hacer el esfuerzo de pensar en títulos que, además de ser llamativos, resuman la información que va a encontrar el lector a continuación.

 

¿Te animas a poner todo esto en práctica?

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.Aceptar