Buscar
Fotografía & Vídeo

Cómo hacer fotos de niños en casa

Hoy dejamos el blog en manos de Remys Door, una persona muy especial en muchos niveles. Si no la conoces, te invitamos a echar un vistazo a @remysdoorart, su cuenta de Instagram. Ya verás, es imposible ver su cuenta y que no se te escape una sonrisa. El caso es que hace unos meses te dábamos...

Cómo hacer fotos de niños en casa

Hoy dejamos el blog en manos de Remys Door, una persona muy especial en muchos niveles. Si no la conoces, te invitamos a echar un vistazo a @remysdoorart, su cuenta de Instagram. Ya verás, es imposible ver su cuenta y que no se te escape una sonrisa. El caso es que hace unos meses te dábamos algún que otro consejo para hacer fotos de niños en la calle, pero en este post Remys nos va a hablar de la importancia de hacer fotos a los niños en casa, ese espacio que a veces es tan desordenado pero que no deja de ser un lugar cargado de emociones.

¡Adelante Remys!

fotos-a-ninos-en-casa

1. La importancia de las fotos auténticas

Si alguna vez te has preguntado cómo hacer fotos de niños en casa, ya sean tus hijos, sobrinos, hijos de amigos… y te has acabado frustrando al ver el resultado de las fotos, te garantizo que no es tan imposible de conseguir. Tan sólo se requiere paciencia, práctica y muchas ganas de hacer clic constantemente.

A estas alturas, seguro que ya sabes que el tiempo pasa tan rápido como cuando un semáforo se pone en rojo en un par de pestañeos. Así que créeme cuando te digo que, si no haces el esfuerzo de sacar la cámara cuando estás en casa con tus polluelos, se van a estancarun millar de momentos increíbles en algún rincón lúgubre de tu memoria y, cuando quieras revivirlos, ya no sabrás ni dónde están guardados.

Una vez escuché una historia sobre una persona que estaba deprimida y su psicólogo le aconsejó que se hiciera con una cámara y comenzara a fotografiar todo lo que llamara su atención. En la siguiente sesión, el paciente le enseñó un montón de fotos tristes y oscuras, como un árbol muerto, contenedores de basura en plena noche… Así que el psicólogo le propuso otro ejercicio:

Ahora vas a coger la cámara y te vas a esforzar en buscar cosas que te parezcan bonitas para fotografiarlas, ¿vale?

Una semana más tarde, estaban en el estudio y el paciente sacó un montón de fotografías con mil tonos de colores, alegres; un cerezo floreciendo en plena primavera, niños haciendo el pino, una rana saltando… Sus fotos volvían a cobrar vida, y él también.

como-fotografiar-a-mi-hijo

Te cuento esto porque a muchas personas les parece que su rutina no es digna de fotografiar. La de veces que me han dicho: “No, vamos a esperar a hacer la sesión de fotos a verano que en casa todo es un desastre”. Y no se dan cuenta de que quizá ese caos en el que viven es tan increíblemente auténtico que no retratarlo es un gran error. Las cosas son bonitas porque nosotros las vemos bonitas. Todo depende de la actitud con que las mires.

Que levante la mano quien se emociona cuando ve una foto antigua y reconoce el peluche con el que durmió abrazado toda su infancia. Y, sí, puede que en la foto salgas tú llorando, tu madre con ojeras y la casa hecha un desastre, pero te sigue encantando la imagen, ¿verdad? Eso es porque es AUTÉNTICA. Porque muestra la realidad que viviste durante tu infancia, sin decoros ni apariencias.

En serio, tu rutina está llena de vida. Sólo tienes que aprender a mirar y encontrarás alegrías, diversión, momentos surrealistas, dramas… ¡Y todo ello sin salir de casa!

2. Hacer fotos a niños en casa

Un momento, un momento… ¿pero quién es Remys exactamente y qué hace hablando de fotografía?

Pues estamos hablando de María Remedios Puerta (a nosotras también nos encanta la forma en la que ha traído su nombre al siglo XXI). En realidad estudió Publicidad y Relaciones Públicas, pero tuvo la gran suerte de que un año los Reyes Magos le dejaron una cámara réflex al lado de su zapato. Desde entonces, tal y como ella misma dice, hace fotos como respira: por pura necesidad.

¡Perdón por la pausa!, volvemos a dejarte con ella:

sacarle-fotos-a-mi-hijo

Sí, ya sé que disparar en interiores es complicado, y más si no tienes una cámara muy buena. Pero te lo vuelvo a repetir: no se trata de la calidad de la imagen, ni de la estética, sino de captar los momentos. Puedes incluso fotografiar con tu móvil.

En cualquier caso, algo que te va ayudar a mejorar tu fotografía es saber dónde está la luz y aprovecharla al máximo. De hecho, si aprendes a hacer esto en tu propia casa, luego hacer fotos en cualquier otro lugar te va a parecer sumamente sencillo. Para ello te aconsejo que, cuando entres a un cuarto, te fijes en dónde está la ventana y observes cómo entra la luz a través de ella. En función del día que haga (nublado, soleado…) y de la hora que sea (mañana, mediodía, tarde…) la luz influirá en la escena de una manera u otra; intenta fotografiar a distintas horas y a analizar el poder de la luz para aprender a sacarle el máximo partido.

También fíjate en las luces artificiales en caso de que vayas a utilizarlas. Yo muchas veces prefiero no encenderlas porque más que ayudar, contaminan la escena. Según dónde estén colocadas van a influir de distinta manera. Por ejemplo, si la luz está en el techo y es muy fuerte como las LEDs, la cara de quien fotografíes se va a llenar de sombras muy duras. Se puede asemejar, de alguna manera, a las sombras que provoca un día soleado en pleno mediodía. En el caso de que sean lámparas que estén colocadas en la escena, sí que te puede ayudar a contar una historia. Por ejemplo, si un niño está leyendo y a su lado hay una pequeña lámpara encendida, se entenderá, sólo viendo la imagen, que es de noche y que el niño está leyendo su cuento de buenas noches.

Siempre que intentes componer una imagen piensa si los elementos que aparecen en ella añaden contexto a la historia o si son inútiles e incluso estorban. En el segundo caso, intenta prescindir de ellos.

fotos-bonitas-de-ninos

Pero la luz es sólo una de las muchas cosas que tengo en cuenta al hacer fotos. Si quieres aprender más sobre cómo hacer fotos a tus hijos en un ambiente natural e influyendo lo mínimo en sus comportamientos, puedes apuntarte a mi nuevo curso de fotografía documental de familias. Prometo contarte todos los secretos para divertirte retratando a los más pequeños en sus rutinas.

Y entretanto, ¡espero que sigas jugando mientras fotografías!

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.Aceptar