Buscar
Creatividad & Emociones

Cómo fomentar la creatividad en los niños

By

¿Cómo podía ser posible que no hubiéramos publicado todavía ningún post sobre un tema tan bonito y tan nuestro como es la creatividad en los niños? ¡Se nos había ido totalmente la pinza! En fin, antes de meternos en el lío vamos a aclarar brevemente lo que es el pensamiento creativo,...

Cómo fomentar la creatividad en los niños

¿Cómo podía ser posible que no hubiéramos publicado todavía ningún post sobre un tema tan bonito y tan nuestro como es la creatividad en los niños? ¡Se nos había ido totalmente la pinza!

En fin, antes de meternos en el lío vamos a aclarar brevemente lo que es el pensamiento creativo, pues es algo sobre lo que siempre surgen dudas y hay algún que otro mito.

1. ¿Qué es el pensamiento creativo?

Se podría decir que el pensamiento creativo es una actitud; una actitud orientada a generar ideas diferentes y originales para afrontar situaciones o resolver problemas de una forma no común y no lógica.

A diferencia de lo que la mayoría piensa, ser creativo no es algo exclusivo del mundo del arte. Cuando sales de una autopista congestionada para coger una ruta alternativa en vez de quedarte en medio del atasco estás siendo creativo, cuando haces la cena para toda la familia con las cuatro cosas que hay en la nevera en vez de ir a comprar más ingredientes al mercado estás siendo creativo, cuando decides hacer un regalo con tus propias manos a un amigo en vez de ir al centro comercial a comprarlo, ¡adivina! estás siendo creativo.

Ser creativo es tener la capacidad de salir del bucle en el que muchas veces nos encontramos.

Al nacer, todas las personas somos creativas por naturaleza. Sin embargo, año tras año vamos interiorizando varios patrones y pautas a seguir. Quizá por comodidad, quizá por falta de autoestima, puede ser por varios motivos.

Pero esto no tiene por qué ser así. Los padres tienen en sus manos el poder de fomentar esa creatividad tan valiosa en sus hijos para que cuando crezcan la sigan teniendo. Hacerlo es darles la llave de un mundo lleno de posibilidades, pues los más reconocidos emprendedores, inventores y visionarios de la historia fueron grandes creativos que nunca llegaron a abandonar a ese niño interior que fueron algún día.

Dicho esto, y bajando de esta nube tan filosófica a la que sin querer nos hemos subido, vamos a proponeros algunos consejos que, como decíamos, os ayudarán a fomentar la creatividad en los niños:

2. Consejos para mejorar la creatividad en los niños

A. Multiplica sus experiencias

Una de las cosas que más frenan a la creatividad es la zona de confort, el estar demasiado acostumbrados a algo y hacer que la mente se vuelva demasiado cómoda.

Haz que el niño sea una persona activa e inquieta, que no deje de aprender y descubrir cosas nuevas. Que vaya a museos, que vaya de excursión a ese sitio tan espectacular que conoces, que vaya a ver ese musical tan bonito que te han recomendado.

De todas esas experiencias sacará herramientas y recursos para afrontar todo tipo de situaciones en su vida que, de otra manera, no tendría.

Tip

Desde hace ya unos años es muy frecuente que se lleven a cabo intercambios entre colegios de todo el mundo y que los niños se vayan a algún campamento de verano a otro país.
Esto es algo muy positivo, pues además de ser increíbles experiencias para él, le enseña a respetar culturas distintas a la suya y a aprender nuevos idiomas.

B. Deja que se exprese artísticamente

Antes decíamos que la creatividad no es algo exclusivamente artístico, pero no quiere decir que no tenga nada que ver.

Ser creativo también es saber expresarse de manera libre y sin ataduras, no tener límites. La música, la pintura, la escritura, la fotografía… son formas de expresión muy potentes con las que el niño podrá experimentar sin tener miedo a crear. Eso sí, sin forzarle a ello.

 

C. Designa un espacio para la creatividad

Cuando hablamos de tener un espacio exclusivo no nos referimos a una maravillosa habitación multicolor llena de pinturas, basta con un pequeño rincón donde el niño sienta que tiene el control de la situación, un espacio en el que no haya limitaciones para jugar, dibujar y experimentar.

Como ya hemos dicho, la creatividad surge cuando desaparecen las limitaciones.

D. ¡A jugar!

Este apartado es de los más interesantes, pues ¿qué es de la infancia sin juego?

Estimúlale para que juegue todo lo que pueda, no será una pérdida de tiempo. Eso sí, no nos estamos refiriendo exactamente a esos juegos que vienen en una caja, sino más bien a aquellos en los que la cama se convierte en una isla desierta a conquistar, a aquellos en los que la cortina se convierte en la mejor guarida secreta, y a aquellos en los que una caja se convierte en una nave espacial para viajar a la luna.

Además, mientras dejan volar su imaginación estarán jugando con más personas, lo que mejorará sus habilidades sociales; estarán liberando el estrés y la presión a la que muchas veces están sometidos; y estarán tomando decisiones ellos solitos sin correr ningún riesgo (¿sigo escondido detrás de la cortina o salgo corriendo para salvarme? ¿de qué color pinto mi nave espacial?).

Lo más importante es que en ningún momento queramos controlar el juego, debe ser él mismo, junto con sus amigos, el que fije las reglas del juego y determine su funcionamiento.

¿Qué tipo de creatividad estaría desarrollando si tuviera que seguir unas normas al pie de la letra?

Tip

No hay que controlar el juego, pero sí vigilar que no haya ningún peligro. ¡A ver si la vamos a liar!

E. Cuidado con las nuevas tecnologías

Hablando de jugar. Desde hace ya un tiempo es muy común que los niños tengan en sus manos un móvil o una tablet desde bien pequeñitos. La sociedad avanza, eso está claro, pero las nuevas tecnologías pueden causar efectos negativos a esas edades: poca autoestima, escasa paciencia, tendencia constante al aburrimiento y dificultad en la lectura, entre otros.

Ten todo esto en cuenta y limita el tiempo que pasen delante de una pantalla.

F. Dale tiempo libre

También es muy común que los niños tengan horarios saturados. Salen del cole y se van directos a clases de otras tantas cosas más, lo que muchas veces trae consigo estrés y desmotivación por lo que hacen.

Las actividades extraescolares están muy bien, y muchas personas acaban dedicándose a lo que hacían por las tardes después del colegio, pero también es necesario que los niños tengan tiempo libre para ellos mismos. Quedarse en casa jugando o, simplemente, reflexionando es muy importante para desarrollar no sólo su creatividad, sino su mente en general.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies.Aceptar