¡Te regalamos el curso Marca Personal! Descubre aquí cómo conseguirlo.
Buscar
Historias H!C

Rutinas creativas: Mercedes Zubizarreta

Nuestra siguiente creativa no podía ser otra que una de las hermanas Zubi: Mercedes, fundadora junto a su hermana Elena de la marca de bolsos y complementos Zubi, y profesora de nuestro curso Plan de comunicación para marcas. Mercedes Zubizarreta. Directora creativa y de marketing Mi...

Rutinas creativas: Mercedes Zubizarreta

Nuestra siguiente creativa no podía ser otra que una de las hermanas Zubi: Mercedes, fundadora junto a su hermana Elena de la marca de bolsos y complementos Zubi, y profesora de nuestro curso Plan de comunicación para marcas.

rutina creativa de ver zubi

Mercedes Zubizarreta. Directora creativa y de marketing

Mi vida es una rutina de caos, necesito de rutinas pero también necesito la tensión de romperlas y de ajustar los tiempos al límite. Me encantaría no necesitar estrés para trabajar, pero es cuando mejor rindo. Así que para mantener este difícil equilibrio hay cosas que llevo haciendo desde hace años y que me ayudan mucho:

6 am me levanto. Desde esa hora hasta las 8 soy la persona más productiva del mundo; es la hora de los e-mails largos, las organizaciones pesadas, de preparar reuniones, etc. Antes de las 9 he terminado la agenda del día y he preparado las reuniones para ese día.

Me encantaría no necesitar estrés para trabajar pero es cuando mejor rindo.

A partir de este momento suelo perder el control del día, pero sí que intento sacar tiempo para preparar todo bien. Para eso, uso mi bullet journal y planteo los trabajos por áreas. Si me pongo con diseño tiene que ser al menos 5 horas, aglutino todo en ese tiempo para ser más eficiente, si no lo hago así me olvido de cosas.

Desde la cuarentena, intento pasar parte del tiempo en Zubi y parte en casa. Antes pasaba mil horas en el estudio y, al final, del cansancio ya no rendía y ni me daba cuenta; ahora corto y me voy a otro sitio.

A la 1 pm suena el móvil para ponerme a cocinar. Parece una broma, pero en el confinamiento todos los días a la 1 me preparaba la comida, así que si estoy en casa hago lo mismo, y si estoy fuera al menos me doy cuenta de la hora que es.

A las 6 pm tengo otra alarma con la que suena Stay Alive, de José González. Intento cortar a esa hora (cortar para seguir después, claro). Mi trabajo es un 24/7: llevo el diseño, la comunicación, el marketing, RRPP, parte de proveedores, visual, podcast, contenido, vídeos, dirección creativa, fotografía… lo que significa que, aparte de mi trabajo, tengo que mirar, hablar y leer mucho.

Necesito generar muchas ideas, investigar y desechar, así que realmente el horario de 9 a 6 es de reuniones o trabajo de diario, pero el resto me toca seguir.

Los fines de semana también me levanto pronto para trabajar, aunque no a las 6 claro. Son los días de leer, de navegar por Internet, investigar marcas nuevas…

Aparte de las famosas horas de madrugada, lo que más me ayuda cuando tengo que pensar es mi mindfulness particular que se centra en 2 cosas: correr y cocinar. He descubierto que las mejores ideas las tengo cuando me concentro mucho en otra cosa, y en ambas me toca sufrir y tener cuidado de no cortarme un dedo.

Me he puesto tareas extra: tengo que ver una exposición o museo a la semana, tengo que quedarme un día en casa y ordenar (otra cosa que me ayuda a pensar).

También me he impuesto hacer cursos para aprender cosas. Me encanta aprender y también me ayuda a pensar. Cursos que me lleven 3 ó 4 semanas, y no sólo centrados en mi trabajo, también en otros temas que me dan nuevas ideas.

Intento organizar mucho para que, dentro del caos, haya un cierto orden; para eso el bullet journal me ayuda, al igual que mantener todo lo más simple que sea posible.

Ahora echo de menos viajar; solía hacer al menos 2 al año que me limpiaban la cabeza y me encantaban. Es más, el cambio horario, si lo había, era de las cosas que más me ayudaban a desconectar, ya que ni siquiera Instagram se comparte a hora normal. Hay que obligarme a desconectar o no lo hago, por eso lo echo tanto de menos. Ahora toca viajar con la imaginación ¡y estoy en ello!

Al final, como veis, la rutina creativa es que no hay rutina: hago muchas cosas, organizo muchos trabajos y algunos me tocan a mí. Intento organizar mucho para que dentro del caos haya cierto orden, para eso el bullet journal me ayuda, al igual que mantener todo lo más simple que sea posible. Por ejemplo, todo mi trabajo cabe en 1 portfolio de Zubi: ordenador, cuaderno bullet journal y cuaderno mensual. Nada más, todo junto, y por supuesto todos los bolis en un estuche. La idea de poder salir corriendo a trabajar en otro sitio es muy inspiradora en sí misma.

¡Espero que mi ordenado caos pueda ayudar a otros caóticos como yo en sus rutinas!

Gracias, Mer, por compartir con todos tus rutinas.

Mer es referente por su forma de trabajar, por sus constante búsqueda de ideas y forma de comunicar y no nos podía apetecer más invitarla a esta sección del blog. Esperamos que os hayan inspirado tanto como a nosotras.

¿Quieres comentarnos algo sobre este post?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0